En busca de Harry

Un artículo sobre Call of the sea, del videojuego de puzles y misterio desarrollado por Out of the Blue y publicado por Raw Fury.

Aviso a personas curiosas: En este artículo hay spoilers, así que si no has jugado a Call of the Sea pero tienes la intención ante todo te recomiendo que lo hagas cuanto antes, está chulísimo. Lo siguiente es que guardes este texto en tus marcadores para leerlo cuando lo hayas disfrutado. Ahora mismo no sigas leyendo, puede que te fastidie el descubrimiento de una gran historia.

Call of the Sea nos enseña el poder del amor, pero aún estoy reflexionando sobre si este poder es amable y alegre como en las películas o al contrario es egoísta y cruel. El amor que une a la pareja de Norah y Harry podría ser envidiable para aquellos que soñamos con un compañero de vida que nos acompañe hasta el fin del mundo o mínimo hasta que la muerte nos separe, qué comparta con nosotros nuestras preocupaciones y que nos proteja en las situaciones en las que no podemos enfrentarnos solos. ¿Pero hasta que punto Harry actuó bien al irse a Tahití para conseguir respuestas ante la enfermedad mortal de su querida?

Cualquier persona enamorada recorrería medio mundo para buscar una cura para la persona que más quieres,  haría eso y más. Removería cielo y tierra para encontrar la fórmula de conseguir unas horas más de vida, pagaría millones de monedas al que asegurase ampliar su longevidad. Con ese mismo deseo sería capaz de mentir a seres queridos, robar un banco, o sacrificar la vida de tus compañeros. Porque este viaje a una ciudad escondida entre bosques y fauna marina trae consigo desgracias, tantas como compañeros de viaje que se unieron a la expedición de Harry. ¿Merece la vida de Norah la muerte de los cuatro compañeros de Harry?

Claro que merece la pena por la cuenta que nos trae como jugadores, si no se arriesgara no habría aventura y no existiría el juego. Pero si Harry sopesara por un momento los peligros que le acecharían en sus descubrimientos se preocuparía por pasar el tiempo que invertiría en el largo viaje con Norah en vez de viajar tan desprotegido. Puede destinase más recursos en crear una expedición más segura para todos. Creo que entre no hacer nada y crear un pequeño grupo de trabajo como el de Harry hay muchísimas más opciones, más seguras y exitosas.

Harry estaba enamorado, quería respuestas pronto, el tiempo jugaba en su contra, no tenía tiempo de pensar en problemas que se nos escapan de nuestra imaginación. Cogió sus pertrechos, junto al grupo de aventureros y se arriesgó declarando que el amor en este caso fue egoísta e inmaduro aunque impulsado por un motivo bondadoso. ¿Mereció la pena?

Texto escrito por:

Jesús López

Jesús López

Me encantan los videojuegos y por eso creé No Soy Freak.

Lee más artículos de nuestro blog

Me acompaña un zorrillo

Un artículo sobre Rime, de Tequila Works publicado en el 2017 Alyx siempre será mi compañera digital favorita. Half Life 2 (Valve, 2004) no solo

Leer Más >>
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad